7/4/13

RECETA DE HELADO DE VAINILLA



¡IMPORTANTE! A partir de esta entrada mientras tengamos primavera y verano, habrá recetas de helados caseros. ¡Sí, señor! Y con este aviso y esta receta les doy la bienvenida a la primavera, el sol y a las temperaturas por encima de 21º C.

Esta receta de helado de vainilla será para muchas otras recetas, una receta base, así que guardarla bien en tus favoritos porque a partir de esta receta podemos crear otras de diferentes sabores.



RECETA HELADO BASE DE VAINILLA
INGREDIENTES
- 6 yemas de huevo
- 100 g de azúcar
- 2 cucharadas de azúcar invertido
- 400 g de nata para montar
- 400 g de leche
- 2 cucharada de extracto de vainilla o 2 ramita

PREPARACIÓN
- Batir las yemas y el azúcar hasta que obtenga una crema esponjosa y de amarillo más claro.
- Mezcle en un recipiente la nata, la leche, el azúcar invertido y el extracto de vainilla. En caso de use las vainas de vainilla, ábralas a la mitad raspe las semillas y agréguelas. Lleve esta mezcla a ebullición, retírela del fuego y agréguela poco a poco a la mezcla de yemas, sin dejar de remover. Vuelva a poner la mezcla a fuego medio sin dejar de remover para que no se agarre al fondo, hasta que espese. La mezcla no debe dejarla llegar a ebullición. Haga la prueba de la cuchara para saber si está lista la mezcla. Saque la cuchara de la preparación y por la parte de atrás pase el dedo, si queda dibujada claramente una raya es que está a punto.
- Sumerja el cazo en un baño maría de agua fría y hielo. Una vez fría pásela por un colador. 

1. SI TIENE HELADERA…
Traspase a un recipiente que tapará con papel film y guardará en la nevera durante mínimo 4 horas.
-          Pasado este tiempo saque el helado de la nevera, póngalo en la heladera y déjela funcionar según las indicaciones de su máquina o hasta que obtenga una textura consistente, suave y cremosa. Viértalo en un recipiente con tapa que pueda guardar en el congelado. Déjelo endurecer 4 horas o más.

2. SI NO TIENE HELADERA…
-          Una vez fría la crema vierta la mezcla en un recipiente de metal (previamente enfriado en el congelador), tápelo con papel film y guárdela en el congelador 30 minutos. Pasado este tiempo sáquelo y bátalo con una batidora eléctrica a alta velocidad para romper los cristales de hielo. Vuélvalo a poner en el recipiente de metal alíselo, póngale el papel film transparente y vuelva a ponerlo en el congelador. Repita este paso 3 o 4 veces, hasta que el helado tenga la textura cremosa y suave que buscamos. Una vez que esté hecho pongalo en un recipiente plástico con tapa y guardelo en el congelador mínimo 4 horas.

Para consumir sáquelo unos minutos antes del congelador para que se ablande un poco.


En la web Denikatessen, hay una explicación muy detallada para los que somos unos novatos en esto de hacer helados. No obstante, iré probando diferentes recetas y formas de hacerlo que iré compartiendo con vosotros. Esto es el principio de interminables veranos con helados caseros, algo parecido a la felicidad de dar lametazos al borde de la piscina. ¡El verano ya viene y hay que estar preparados!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por estar aquí y dejarme tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...