ARROZ AMARILLO CON POLLO


La receta que os traigo este mes es un plato cubano posiblemente con un antepasado de origen español, la paella. Siempre he creído que este arroz amarillo nació de una paella valenciana, la de conejo y que con los años fue degenerando en lo que conocemos como arroz amarillo con pollo. Es lo que se me ocurre dada la corta historia gastronómica de Cuba, de dónde pudiera venir esta receta. No lleva mariscos ni conejo, no se hace en paellera y el tipo de arroz que se utiliza es el largo, creo que lo único que tienen en común es su color amarillo característico.

Muchas de las recetas que comparto con vosotros suelo hacerlas en casa con bastante frecuencia. Llevo muchos años haciéndolas una y otra vez, las he ido mejorando con el tiempo según mis gustos y los de los de casa. Os cuento esto porque con respecto a la comida cubana suelo hacer variaciones sobre todo en cantidades y me gusta agregar algún que otro ingrediente, como así mismo quitar. Es una comida muy condimentada, que lleva generalmente como base el arroz y suele tener muchos fritos. Demasiado para mi cuerpo y mi estómago. Pasa que cuando se es joven se digieren mejor ciertas comidas y que con los años el cuerpo cumple con sus funciones algo más lento y se esfuerza por metabolizar todo aquello que comemos con más trabajo. Así que he ido adaptando mi paladar a comer con lo justo en condimentos, si la receta me lo permite.  El año pasado compartí la receta de frijoles negros al estilo cubano y hubo gente que se llevó las manos a la cabeza porque le había echado zanahorias, patatas y otros ingredientes cuando los frijoles negros no llevan ninguno de estos ingredientes. Pero imagino que tampoco habrán leído el post entero donde explico que me encantaba hacerlos así y otras aclaraciones. La cocina cubana es repetitiva y escasa, comparándola con la cultura gastronómica de otros países. Suelo darle mi toque personal, en definitiva si algo bueno tiene, es que es una cocina criolla casera que permite cualquier tipo de variaciones.

Esta es mi receta de arroz amarillo cubano para aproximadamente de tres o cuatro personas según lo mucho que coman en vuestra casa. La cantidad de los ingredientes no es estricta, solo orientativa según la cantidad de arroz que quisiera hacer. 

A este arroz le viene bien una buena ensalada de aguacates, o tomates, pero lo que de verdad robaría el alma a cualquier cubano es compartirlo con un plátano de fruta. ¡Sí, eso mismo dulce y salado en un solo plato! Puedo asegurar que cosas más raras comí en Pekín.



RECETA DE ARROZ AMARILLO
INGREDIENTES
-          Medio pollo troceado
-          50 ml de aceite de oliva
-          2 dientes de ajos
-          Una cebolla pequeña o media cebolla grande
-          50 g de pimiento rojo
-          Una pizca de comino en polvo
-          Una cucharadita bien cargada de orégano en hojas seco
-          1 hoja de laurel
-          3 cucharadas grandes de puré de tomate frito
-          Sal y pimienta al gusto
-          4 vasos de arroz (500 g aproximadamente)
-          4 vasos de agua + la mitad de otro o 550 ml de agua
-          140 g de guisantes verdes*
-          140 g de maíz dulce*
     1 cucharadita de bijol (sazonador y colorante amarillo en polvo)
-          50 ml de vino blanco

PREPARACIÓN
-          Limpiar el pollo trocearlos como cuando vas a hacer pollo al ajillo. Quítele la piel y póngalo en una cazuela junto al aceite, el ajo, la cebolla, el pimiento rojo bien picaditos. Agréguele la pizca de comino, el orégano, laurel y el tomate frito. Salpimiente a su gusto. Póngalo todo a sofreír hasta que las verduras estén blandas y el pollo obtenga un color dorado.
-          Limpie el arroz en agua, retírela y añádalo a la cazuela con el pollo y sofrito, vierta el agua sobre la preparación, agregue la cucharadita de bijol, rectifique de sal si es necesario. Póngale la tapa a la cazuela, pero no la cierre completamente para que el vapor salga. Cueza a fuego medio hasta que el agua se evapore completamente y el arroz esté cocinado.
-          Una vez que el arroz esté hecho retírelo del fuego, escurra el agua de los guisantes y granos de maíz si los ha comprado enlatados, viértalos sobre el arroz y remueva para repartir los granos. Luego añada el vino vertiéndolo en forma de lluvia encima del arroz. Vuelva a remover el arroz para integrar el vino. Tape la cazuela y déjelo reposar unos 10 minutos o hasta el momento de servir.

*Hablo de los guisantes verdes y granos de maíz que vienen ya cocidos y enlatados, que venden en los mercados en España.

Nota: de sobra está decir que esto está mucho mejor al día siguientes cuando todos los sabores estén más concentrados.



Comentarios